ESTHER DE LÓZAR CUEVAS

Dedico este pequeño espacio de intelectualidad a mi gente, que me regaló unas alas inmensas; a la vida, que me enseñó a emprender el vuelo sin estrategias ni maquillaje; a la educación, que me hizo libre. Esta mariposa de altos vuelos recupera su pluma... y escribe. ¡Bienvenidos a mi blog!

"La pluma es más poderosa que la espada y escribir con ella es considerablemente más fácil" (Feldman)

"Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito" (Shakespeare)

"El alma tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que la sostiene" (Victor Hugo)

"La peor lucha es la que no se hace" (Karl Marx)

"Lo que con más trabajo se adquiere, más se ama" (Aristóteles)

Vivir así


   Vivir así, qué dulce medicina, qué sutil claudicación. Ajenas al miedo que envejece la piel, anestesiadas en un continuo vaivén. La vida les queda demasiado grande, falsa y desquiciante, y prefieren volar con sus alas ficticias, ancladas durante el día en un columpio de esplendor, en un columpio que nada sabe de trampas, en un columpio que todo lo cura, menos las heridas del alma. Las melenas al viento, los pecados colgando, el temor a fracasar resquebrajado. El viento a su favor, las aves las envidian, la belleza de su rostro se mezcla con la más pura poesía. No hay guerras, no hay maldad, no hay papeles que desempeñar, no hay mentiras que inventar. Vivir así, con la sonrisa cosida a la boca, con la esperanza de hacer cosquillas al sol tras cada subida y bajada. Todo es más fácil así, la lluvia no cala ni la envidia traspasa y el ser humano soñando con fabricar un columpio igual para no tener que vivir de prestado. Ellas son felices a su modo, alejadas de las cosas que lastiman, aspirando a llegar más alto, entre confidencias y abrazos. Hasta que el sol se pone y la tiranía de la noche las obliga a regresar y decir adiós a sus sueños y a unas alas artificiales que se pegan a la piel y esperan expectantes un nuevo amanecer. Vivir así, en un eterno paréntesis, los días despejados, los minutos robados, las preocupaciones vaporizadas, el columpio subiendo, el columpio bajando.

2 comentarios:

m.p.moreno dijo...

¿Por qué no pueden vivir a su modo sin tener que alejarse ni esconderse? ¿Por qué tener que vivir inventando mentiras? Ay la heridas del alma, cuanto sufrimiento, pesar y dolor en este mundo injusto y cruel.

Besos :)

Esther de Lózar dijo...

Imagino que cada uno vive a su modo, unos escapando y otros afrontando la vida. Ellas viven así, yo prefiero hacerlo sin columpio, no vaya a ser que la caída sea peor que la realidad. Un saludo m.p.

Publicar un comentario