ESTHER DE LÓZAR CUEVAS

Dedico este pequeño espacio de intelectualidad a mi gente, que me regaló unas alas inmensas; a la vida, que me enseñó a emprender el vuelo sin estrategias ni maquillaje; a la educación, que me hizo libre. Esta mariposa de altos vuelos recupera su pluma... y escribe. ¡Bienvenidos a mi blog!

"La pluma es más poderosa que la espada y escribir con ella es considerablemente más fácil" (Feldman)

"Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito" (Shakespeare)

"El alma tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que la sostiene" (Victor Hugo)

"La peor lucha es la que no se hace" (Karl Marx)

"Lo que con más trabajo se adquiere, más se ama" (Aristóteles)

Reflexiones de la autora

     La palabra se puede convertir en tu única verdad o en la más grande de tus mentiras. Con esta frase inicié mi andadura en este espacio libre de ataduras y reflejo de una mujer fiel a sus principios, aferrada a sus valores, con una pasión por la vida a la que no deseo poner fecha de caducidad. Mi intelectualidad aún está muy verde y sigue forjándose entre libros y esfuerzos memorísticos, entre horas interminables de estudio y la espada de Damocles siempre alzada... 

   Dicen que si uno escribe para sí mismo es porque tiene talento. Confieso que condené todos mis antiguos escritos porque siempre he sido muy autocrítica. Lo único que me hace conservarlos es el hecho de que siempre hay alguien que los rescata del cajón y los relee, y hasta se emociona. Han sido varios años de sequía pero mi pluma conserva indemne su tinta y pide constantemente explicaciones a esta ridícula cenicienta. Mi sexto sentido late impaciente bajo la piel. Considero que estoy en la edad más difícil de todas. Demasiados años para recuperar el adjetivo de adolescente pero no los suficientes para quedar anclada en la cordura de la madurez adulta. 

   Abro este pequeño rincón de reflexión (el cual también condenaré dentro de unos años, lo sé) con la licencia que me otorga la vida, con la experiencia que me da el recorrido andado y con el beneplácito de todos los que han soñado, se han enamorado, han fracasado, han olvidado, han amado, han sufrido, han llorado, han vencido, han esperado. 

   Mi reinado particular comenzó hace muchos años y el sentido común les impide a hermanastras y brujas disfrazadas robarme mi corona. Mi apellido me avala, mi trayectoria me redime de cualquier error pasado. Sin embargo, recuerdo mis quince años. También serían tus quince años. Ingenua, insatisfecha, derrotada. Ridícula cenicienta. Esa era yo.

1 comentario:

Balovega dijo...

Hola

La amistad ayuda tanto,
la amistad nunca se va,
es sentimiento perenne,
que nos ayuda a respirar.

Feliz día de la amistad.. besitos

Publicar un comentario